En EKI queremos hacer nuestra aportación a la erradicación de la pobreza extrema en el mundo, en línea con los Objetivos de Desarrollo Sostenible 2030 de Naciones Unidas.

Y lo queremos conseguir haciendo lo que mejor sabemos: aprovechar la energía limpia e inagotable del sol para la generación de electricidad.

Damos prioridad a los proyectos en escuelas y centros de salud que no disponen de un suministro estable y sostenible de electricidad, allá donde estén.

Financiamos proyectos educativos o de salud de instituciones, tanto gubernamentales como no gubernamentales, bien establecidas localmente que garanticen la continuidad de sus proyectos a largo plazo.

Partiendo de las necesidades energéticas de cada proyecto, diseñamos las instalaciones de generación eléctrica autónoma, y suministramos in situ los elementos necesarios. Supervisamos la instalación de los equipos y su puesta en marcha. Controlamos el funcionamiento de las instalaciones a lo largo de su vida útil.