Novedades EKI

Ya está en marcha el segundo proyecto de FP en el centro de formación en Burundi

Publicado por Eki.

La necesidad de reforzar con participación de personal local nuestra capacidad de realizar instalaciones, junto con nuestro compromiso de contribuir a crear industria local y a fomentar el emprendimiento, nos llevó a abordar una nueva línea de actuación: la promoción de la Formación Profesional fotovoltaica para generar especialistas.

El primer proyecto formativo arrancó en agosto de 2021 en el centro salesiano 8th Street de Monrovia (Liberia). Quince jóvenes se graduaron ya en enero 2022, y otros 20 iniciaron la formación en abril. Cuatro mujeres forman parte de esta segunda promoción.

Además, el proyecto formativo ha recibido un importante reconocimiento del gobierno liberiano, convirtiéndose en estándar ocupacional oficial para técnicos fotovoltaicos del país.

Nos interesa la trayectoria de nuestros graduados, y nos complace saber que algunos ya han ejercido como técnicos fotovoltaicos realizando varias instalaciones. Dos de ellos han sido contratados por el centro para ser profesores. Buscamos también implicar a estudiantes y graduados en la realización de las nuevas instalaciones previstas para EKI en Liberia, que también están ayudando a captar.

Nuestro segundo proyecto ha arrancado en mayo de 2022 en el centro de formación profesional de Buterere, en Bujumbura (Burundi).

En marzo llegó el material y equipamiento al centro y se desarrolló la formación básica del profesorado, seis en total. El primer curso ofrecerá formación solar básica a alumnado que está estudiando electricidad y consistirá en un módulo de nueve semanas que integrará, además, otros contenidos, de conformidad con los requisitos del gobierno de Burundi.

El segundo curso estará orientado a personas sin conocimientos de electricidad, por lo que será más largo en duración y número de horas. Nos consta que hay interés, porque el sistema solar que el centro tiene instalado desde hace un año, y que es capaz de suministrar electricidad a todo el complejo educativo ha sido la mejor demostración de la utilidad de la tecnología solar en un país con graves limitaciones de acceso a la electricidad.

Y, posteriormente, algunos de los profesores se desplazarán a Ghana para recibir en el centro de Don Bosco Solar la formación que los convierta en formadores de solar avanzada, pudiendo así elevar el nivel de la formación en el centro con un tercer curso.