Hospital de Atupele, Malawi

El hospital de Atupele, situado en la aldea de Katumbi (Malawi), da servicio actualmente a 29 aldeas con una población total de 24.700 habitantes; está dirigido y gestionado por las Hermanas del Rosario. El Hospital Rural de Atupele abrió sus puertas en 2008 para atender a una comunidad que estaba muy necesitada de servicios de salud en la zona. La ONG África Directo construyó el hospital con la ayuda de diversos donantes. Debido a los cortes frecuentes y prolongados de la red eléctrica, Eki está desarrollando una instalación solar fotovoltaica para proporcionar respaldo eléctrico, más fiable, limpio y económico que el actual grupo electrógeno utilizado durante las caídas de red.

 


 

  • ONG; Africa Directo
  • Servicio: Luz y suministro eléctrico 24/7
  • Impacto: 24700 habitantes
  • Instalación FV: 36 paneles, (9,9 kWp), baterias de litio (27.8 kWh)
  • Impacto social: Mejora en la calidad y servicio del hospital
  • Situación Proyecto: En desarrollo

 


 

Es un hospital católico, no gubernamental, y se encuentra bajo el amparo de la CHAM (Christian Health Association of Malawi). Esta asociación católica tiene una red de hospitales, hospitales rurales y centros de salud distribuidos por todo el país. Proporciona servicios de salud sin distinción de raza, sexo o religión. Coordina y facilita ayuda técnica así como el promueve el desarrollo de las comunidades a través de una asistencia sanitaria de calidad. El pertenecer a la CHAM significa también que los salarios del personal sanitario cualificado los asumen ellos.

El hospital de Atupele  cuenta con un personal de aprox. 70 personas, entre personal clínico, administrativo, de lavandería, conductores, jardineros...En plantilla hay 8 enfermeros, 3 clinical officers y un senior medical assistant.

Con el paso de los años el hospital ha ido ganándose, con su buen hacer, la confianza de las autoridades sanitarias de Malawi. Así pues los servicios de consultas ante-natal y los servicios de maternidad son gratuitos ya que el gobierno asume los gastos.

El suministro eléctrico de la red en Malawi puede ser caótico, con continuos y prolongados cortes, lo que supone un auténtico reto para el funcionamiento del hospital, sobre todo en áreas muy sensibles como quirófanos y laboratorios.

La instalación solar FV ofrecerá un respaldo eléctrico para el hospital sin interrupción, fiable, y limpio que permitirá al hospital ofrecer un mejor servicio sanitario. Actualmente cuentan con un viejo costoso grupo electrógeno para este servicio. La instalación solar también rebajara la factura eléctrica del hospital.