Queremos hacer nuestra aportación a la erradicación de la pobreza extrema en el mundo.

Estamos convencidos de que el crecimiento económico es la vía más segura para salir de la situación de pobreza extrema y que la falta de infraestructuras básicas son el mayor obstáculo a su desarrollo. El acceso a la electricidad es entre las infraestructuras básicas la que tiene un mayor impacto en el desarrollo económico. La Fundación EKI concentra sus esfuerzos en mejorar el acceso a la electricidad a entornos comunitarios básicos como escuelas y centros de salud, como germen del acceso a la electricidad de toda la comunidad.