Novedades EKI

Diario de viaje de Jose Galíndez en Sierra Leona

Publicado por Eki.

ILUMINANDO ÁFRICA

Crónica de un viaje a Sierra Leona

 

Pusimos en marcha Fundación EKI en 2017, y por distintas razones personales yo no había podido viajar a África hasta este año. Tenía mucho interés en ver nuestras instalaciones en marcha, y sobre sobre todo en hablar con las personas que las utilizan, en sentir el impacto que tiene poner electricidad constante, limpia y asequible en las escuelas y los centros de salud con los que trabajamos.

Tras dos intentos frustrados por el COVID19 a lo largo del año, finalmente pude embarcarme hacia Sierra Leona el 8 de diciembre de 2020. Allí me esperaban Nacho Mingo, coordinador de Fundación EKI y José Mari Puig, responsable de la ONG “Ayuda a Contenedores” que desde Pamplona sirve de plataforma logística para que otras ONGs envíen y reciban ayuda humanitaria en el mundo. Nacho es un habitual de Sierra Leona, donde desde 2017 ha instalado seis sistemas fotovoltaicos de Fundación EKI, de los que luego hablaré. Para José Mari, esta era la primera visita a Sierra Leona. Había estado algunos años antes en Benin.

 


NEW DON BOSCO FAMBUL

Nuestra primera parada fue en New Don Bosco Fambul, un complejo educativo que se extiende a lo largo de 10 Ha, a una hora de Freetown y que complementa al centro de Don Bosco Fambul en Freetown. Desde 1998, Don Bosco Fambul en Freetown, Sierra Leona es un centro de terapia para jóvenes, rescatando niñas de la prostitución y jóvenes sin esperanza de las calles para darles un futuro, una oportunidad.

El alma de este proyecto es el padre Jorge Crisafulli, con más de 25 años en África y desde hace cinco dirigiendo la labor de Don Bosco Fambul en Sierra Leona. La primera tarea de Fundación EKI en el Nuevo Don Bosco Fambul fue hacer una instalación fotovoltaica al “Girls Shelter”, uno de los edificios del complejo, donde se alojan 30 niñas rescatadas de la prostitución en Freetown. En aquel momento era el único edificio con energía limpia y asequible, los demás funcionando sólo unas horas al día con un grupo electrógeno. La idea inicial era replicar instalaciones solares individuales en cada uno de los edificios. Finalmente, Fundación EKI ha instalado un sistema fotovoltaico con 120 paneles (39,6 kW) y 6 x 13,5 kWh de baterías que da servicio al resto de los edificios. Es una satisfacción inmensa ver cómo todos los edificios del complejo están iluminados, día y noche, con energía limpia, a una fracción del coste que suponían las pocas horas de grupo electrógeno.

La labor que hace Jorge Crisafulli y su equipo en New Don Bosco Fambul es impresionante. Con cuatro edificios “refugio” para chicos de la calle, en conflicto con la ley, niñas abusadas sexualmente, o en un ambiente de maltrato y abuso, el centro les da acogida, comida, compañía y formación. Es un centro de terapia integral de los acogidos, que ven un rayo de luz al final del túnel que ha sido su vida.

Crisafulli y su equipo no se limitan a acoger y atender a todos estos chicos y chicas, sino que combaten activamente el abuso con un call-center 24h todos los días para llamadas por abuso. Nos cuentan las historias de algunos de estos chicos y chicas que son terribles y cuesta reproducirlas.

La historia de esta niña sonriente de cinco años que aguanta Nacho es poco compatible con su sonrisa. Una cicatriz le atraviesa el pecho de arriba abajo, de la operación quirúrgica que sufrió para arreglar los destrozos internos de una violación. Historias como esta no son inhabituales en el centro, pero no se ven en las caras sonrientes de los niños, aunque los traumas ya forman parte de su vida.

Todas las noches, el autobús de la imagen recorre los slums de Freetown con trabajadores sociales, para atender, llevar a sus casas, dar cobijo, cobertura legal o consejo a muchos jóvenes y niñas en la calle.

La labor de Jorge Crisafulli no acaba allí. Trabajan junto con otras organizaciones en Sierra Leona para endurecer el marco legal del abuso infantil en todas sus vertientes. Han conseguido mejorar la legislación, y concienciar a un país todavía traumatizado por una guerra muy cruel, que la violencia no puede quedar impune, y menos cuando afecta a sectores muy vulnerables.

En esta labor le ayuda también Patricia Rodríguez, de la ONG Child Heros, a la que tuvimos ocasión de conocer. Patricia estaba dirigiendo, durante nuestro viaje, un taller de producción de bolsos, realizados por las chicas refugiadas en D. Bosco Fambul de Freetown. Podéis ver aquí algunos de sus trabajos. Está poniendo en marcha también, junto con Don Bosco Fambul un proyecto de soporte legal con abogados externos a las víctimas de abusos.

Y no será porque el P. Crisafulli no sea consciente de la dureza del sistema penal en Sierra Leona, pues es un habitual en la prisión de Pademba, foco de otro de los programas de D. Bosco Fambul en Sierra Leona donde realiza también una labor permanente de ayuda a los reclusos.

Tuve ocasión de conocer también a Andreas, responsable de los proyectos de construcción, y a su adjunto, Ibrahim, cuya historia familiar en la guerra nos conmovió también.

Ya en esta primera visita quedaba muy palpable que la misión de Fundación EKI es dar luz y herramientas a los que de verdad iluminan África, esa legión de Jorge Crisafullis, sus ayudantes y cooperantes que ayudan a mitigar el sufrimiento de los más vulnerables, de los más pobres entre los pobres.


HOME LEONE

Home Leone es una ONG con sede en Luton, Inglaterra. Su visión para Sierra Leona es ayudar a familias a salir de los slums de Freetown, alojarlos en una comunidad que Home Leone ha construido a las afueras de la ciudad, darles oportunidades de trabajo en una fábrica de ladrillos y en otras promociones que Home Leone pone en marcha, o en el exterior. La aldea cuenta ahora mismo con 60 familias residentes y el plan llega hasta 300 familias. Sus necesidades energéticas las cubren dos grupos generadores de 40 kW uno y 20 kW que se relevan dependiendo de la carga total de la aldea. Fundación EKI les va a hacer una propuesta para cubrir las necesidades eléctricas con una instalación solar fotovoltaica, con un ahorro considerable en el coste del kWh y la eliminación de la contaminación y de los ruidos.


OUR LADY OF GUADALUPE - HERMANAS CLARISAS - LUNSAR

Nuestro siguiente destino fue el colegio de Nuestra Señora de Guadalupe que dirigen las Hermanas Clarisas en Lunsar. Un colegio de 2.000 alumnas de jardín de infancia, primaria, secundaria en el que pusimos un primer sistema fotovoltaico en enero de 2020 en la casa de las hermanas y extenderemos a lo largo de 2021 a zonas de administración, boarding school y otras áreas del colegio.

Nos recibe la hermana Adriana, que como las hermanas Blanca y Esmeralda, son mexicanas. El resto de las hermanas, hasta doce, provienen de Nigeria, Sierra Leona y Japón. A las 6.30h oímos misa con ellas y a las 8h asistimos a la entrada de las niñas al colegio. Vienen solas, con sus padres o madres en el servicio de taxis-motos (“ocadas”), tres o cuatro subidos en una moto, por supuesto sin casco…

La hermana Adriana nos cuenta de sus retos para elevar el nivel de enseñanza de las niñas en el entorno rural en el que se encuentran. La cultura local es que las niñas aprendan algo pero que ayuden sobre todo en las labores caseras o en los productos que hay que preparar para el mercado. Cuesta mucho que se apliquen, que estudien, y que saquen las cualificaciones suficientes para acceder a la universidad.

Esa misma tarde, la hermana Adriana nos lleva a una aldea junto al río Seli, de no más de 15 chozas. La primera vez que estuvo allí fue para atender a una madre de trillizas, una de las cuales tiene una pierna que no se desarrolla igual.

Visitando en una ocasión a la familia, se le acercó una niña a la hermana Adriana diciéndole que pasaba hambre.

Aunque todos los niños piden comida, no es normal que pasen hambre, por lo que la hermana no le hizo mucho caso, pero al rato volvió la niña y le dijo: hermana, ¡ayúdeme! (¡HELP ME!). La niña había bebido sosa caustica de una botella, tenía quemado el esófago y simplemente no podía comer. Le empezó tratando Nekane, una pediatra de Bilbao en el hospital de Freetown, le pusieron una sonda gástrica, y por lo menos ahora se puede alimentar. Nos dijeron que cuando crezca, se le puede hacer una operación más definitiva en el esófago. Aquí le podemos ver a Aisatu, junto con la hermana Adriana y con Nacho. Por indicaciones de la pediatra Nekane, Nacho trajo dos pasapurés desde Bilbao, para que su madre le pueda pasar la comida en forma líquida a través de la sonda gástrica.


ST. JOSEPH SCHOOL FOR HEARING IMPAIRMENT - MAKENI

Ese día visitamos también el St. Joseph School for hearing impairment, un colegio de sordomudos en Makeni, que tienen alumnos sordomudos de primaria y secundaria. La obra es impresionante. Fue fundada por sister Mary Sweeny, de origen irlandés que se acaba de jubilar. Sister Amala, que le ha sustituido, no tiene las mismas conexiones con los donantes que tenía su antecesora. Lo están pasando mal y piensa que una instalación fotovoltaica va a paliar sus problemas económicos.

St. Joseph School está conectada a la red eléctrica en Makeni, que tiene un coste comparable al de una instalación fotovoltaica, por lo que no vemos la ventaja de ponerle una instalación. Sister Amala está bajo mucha presión y rompió a llorar cuando le dije que no tenía ningún sentido poner una instalación solar con la información que teníamos. Nos conmovió a todos. Les hemos propuesto hacernos cargo de su factura de electricidad o parte de ella, hasta que el patronato de St. Joseph School tenga un plan concreto de financiación para la institución. Hacen una función irremplazable, tenemos que ayudar, procurando no hacer cosas que no tengan sentido.

En Makeni conocemos también a Coco Portillo, un canario que vive en Kabala y que construye escuelas para los Javerianos, congregación misionera religiosa fundada por San Guido Maria Conforti, y cuyo patrón es San Francisco Javier. El objetivo de los Javerianos es la evangelización de los no cristianos: “Id por todo el mundo y predicad el Evangelio a toda criatura”. Estamos en Makeni con el padre Alex, javeriano peruano, al que explicamos como trabajamos en Fundación EKI.


HOSPITAL SAN JUAN DE DIOS - ESCUELA DE ENFERMERÍA - LUNSAR

También el viernes visitamos por la tarde la instalación que pusimos en marcha en 2018 en la escuela de enfermería ligada al Hospital de San Juan de Dios de Lunsar. Nos atendieron los responsables de mantenimiento de la enfermería.

 

 

 

 

Una vez vista la instalación que funciona perfectamente, a pesar de haber sufrido los efectos de tormentas eléctricas (estamos instalando un pararrayos), nos llevaron a ver una instalación solar fotovoltaica que tienen en el hospital, a unos cientos de metros de distancia. La instalación tiene solo unos pocos años, pero no funciona bien. Nosotros les recomendamos que llamaran a la compañía que los ha instalado, pero los responsables de mantenimiento insistían: ¡¡¡nosotros queremos EKI!!! Les haremos una propuesta para sustituir el sistema actual.

En el hospital de San Juan de Dios tuvimos un recuerdo especial por el sacerdote y médico español Manuel García Viejo, carismático Director Médico de este hospital y que dio su vida atendiendo a enfermos del ébola en septiembre de 2014. Miguel Pajares, también sacerdote español había sido el primer repatriado a Europa y fallecido también a causa del ébola en agosto de 2014.

Entregaron los dos sus vidas ayudando a los demás desinteresadamente, algo que se puede ver con profusión en los religiosos y seglares en esta parte del mundo. En la página web de Fundación EKI vamos recogiendo sus reseñas en https://fundacioneki.org/personas/


MANGHE BUREH

El sábado 12 de diciembre, día de la Virgen de Guadalupe las monjas clarisas de Lunsar nos preparan un desayuno especial en honor a su patrona. Nos despedimos y viajamos a la misión de Manghe Bureh, a visitar al padre Pepe y a las monjas Clarisas de esa misión, la primera en la que Fundación EKI hizo una instalación en Sierra Leona, en noviembre de 2017.

La instalación tiene un aspecto estupendo, tres años después funciona como un reloj, y le doy la enhorabuena a Nacho, pues es la primera que él instaló y está muy bien ejecutada.

El Padre Pepe nos cuenta su día a día como responsable de la misión, como responsable de una escuela de secundaria, de su pelea constante con la pequeña corrupción en el mundo de la enseñanza, que él combate inasequible al desaliento y a los problemas que ello conlleva. Nos cuenta también la asistencia a los enfermos en los tiempos del ébola que azotó la región. Les dejaban a los enfermos la alimentación a una distancia de seguridad y les atendían con los pocos medios con los que contaban.

A pesar de que las comunidades en las que trabajan en Lunsar, Manghe, etc son mayoritariamente musulmanas, los curas y las monjas reciben el reconocimiento de las familias por la tremenda labor que hacen por el bien de sus hijos. El Padre Pepe nos cuenta que los domingos por la mañana va a celebrar misa a las aldeas de la zona que atiende. Le esperan los locales con todo el altar y el local.

preparado y adornado, la misa llena fundamentalmente de musulmanes, y como él explica, tienen en la misa una “experiencia de Dios” compartida. Es espectacular. Ecumenismo puro, sin mucha doctrina.


KANBIA - CONGREGATION OF THE SISTERS OF MERCIFUL JESUS

De Manghe salimos hacia Kanbia, donde estamos con una congregación polaca, The Congregation of the Sisters of Merciful Jesus. Sister Giana nos recibe, y nos presenta primero a los Padres Jaczic y Robert, que viven en Kanbia en una residencia con escuela, iglesia y centro parroquial. La electricidad la suministra un grupo electrógeno y les vamos a estudiar una planta solar fotovoltaica. Con Sister Giana y Father Robert nos vamos a la escuela de primaria y la casa de las monjas, que está a unos 5 km del centro.

En la mayor parte de los casos, las instalaciones eléctricas que encontramos son bastante deficientes,

¡y Nacho y Angel se tienen que enfrentar con auténticos crucigramas eléctricos para intentar entender qué es lo que está conectado y cómo!

En esta casa vivieron una congregación monjas italianas que fueron secuestradas durante cuatro meses en la guerra. Tras su liberación las repatriaron y dejaron la casa que ha sido ocupada hace tres años por Sister Giana y otras tres monjas de su congregación. Están levantando poco a poco esta escuela de primaria y secundaria en Kabia. Les vamos a proponer un sistema fotovoltaico para remplazar 24/7 a las pocas horas de grupo electrógeno que se pueden permitir.


ST. AUGUSTINE SCHOOLS DON BOSCO - LUNGI

La última etapa del viaje gira alrededor del St. Augustine School Don Bosco en Lungi. Nos recibe el padre Antonio Gutierrez. Por causas de los certificados PCR tengo que pasar un día más en Lungi con el Padre Antonio, que despliega toda su hospitalidad. Tienen un sistema fotovoltaico desde hace unos años, que se ha estropeado hace unos días. Hacemos lo posible, con Nacho al mando para ponerlo en marcha, pero seguramente el inversor está dañado. Ya desde España les hemos dado una solución al problema, contactando con la empresa Easy Solar de Freetown. A la vista de las instalaciones que visitamos y sus resultados está muy claro que nuestras instalaciones están muy bien ejecutadas, y que la monitorización y continuo seguimiento de las instalaciones es fundamental para asegurar la larga vida de los equipos.

Con el equipo fotovoltaico estropeado y las restricciones económicas que obligan a apagar el grupo electrógeno tengo la experiencia de una noche entera sin electricidad. ¡¡Cómo echa uno de menos las pequeñas comodidades que da la electricidad cuando no las tiene!!

El último día antes de tomar mi avión, le acompaño al Padre Antonio a las aldeas de Madina y Tagrim donde celebra misa para las comunidades locales.

Me ha quedado por conocer la instalación que acaba de completar Nacho en Kailahun, también para una comunidad escolar de las hermanas Clarisas, que se financia parcialmente con una subvención del Ayuntamiento de Getxo, y la instalación de producción de moringa, en Bo, que también ha recibido una subvención de Rioja Alta S.A. para su construcción.


CONCLUSIONES

Las conclusiones de este viaje las puedo agrupar en estos puntos:

  • La primera, que hacemos, en Fundación EKI, unas magníficas instalaciones desde el punto de vista técnico, espléndidamente ejecutadas, que hacen una función básica e importantísima en los centros escolares y de salud donde los instalamos y a las personas que los sirven. Que además de aportar una infraestructura básica lo hacemos mejorando su cobertura a 24/7 y además reduciendo considerablemente la factura anual de electricidad (o de diésel) con nuestros sistemas.
  • Que no podríamos hacerlo sin la ayuda logísitica de ONGs tan importantes como “Ayuda a Contenedores” en Pamplona, o “Llamaradas de Fuego” en Sevilla.
  • Que con todo esto, lo que aportamos son luz y herramientas para que puedan hacer mejor su trabajo los que realmente iluminan África, un grupo muy grande de religiosos y seglares entregados a la causa de mejorar la vida de los demás. Tenían otras opciones de vida, y eligieron esta. Algunas de sus caras están a continuación.

José Galíndez, 26/12/2020